El sueño que terminó en pesadilla

El anhelo de cualquier persona es cumplir los sueños. Sin duda con esfuerzo y sacrificio este puede llegar a concretarse, pero muchas veces la propia ilusión durante el proceso impide que las personas puedan medir los riesgos que esto representa, principalmente en un país como Guatemala.

¿Pero cuales son los sueños más recurrentes entre las personas? uno de ellos es hacerse de un negocio que ayude a mejorar los ingresos familiares y por ende la calidad de vida.

El caso de Ana Patricia Díaz de 57 años, mujer emprendedora con ilusión de hacer crecer un negocio, concluyó en tormento.

«Mi madre inició hace 15 años vendiendo ceviches en la calle de la colonia Quinta Samayoa, luego pusimos el restaurante y se volvió una pesadilla», dijo la hija de la víctima.

Las extorsiones se hicieron más frecuentes, las amenazas el pan diario y el temor creció en toda la familia.

«Se convirtió en una pesadilla con la extorsión, me arrepiento, no estuve a su lado para protegerla», refirió la entrevistada.

A Ana Patricia un balazo en el pecho le arrebató la vida, luego que un pandillero ingresara al negocio para cobrar la extorsión y la víctima se negará a pagarla.

Al momento las autoridades no se han pronunciado por este hecho, sin embargo, como muchos otros se mantiene en la impunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *