MINEDUC ante los medios alternativos para educar

En la primera parte del tema, en una opinión anterior nos referimos a la selectividad del Ministerio de Educación para impartir las clases en televisión, para el estudiantado público en general. La intención aplaudible, la manera que se hizo cuestionable. No encuentro la respuesta del porque no aprovechan los medios de televisión, radio y virtuales que pertenecen al gobierno y que no tendría costo alguno.

Es cierto, la educación, es uno de los ejes principales de la Constitución Política de la República de Guatemala, pero priorizando, en este momento, se antepone la Salud y se supone que la mirada esta puesta en este tema y por lógica los recursos también. En un momento sugerí que por la situación mundial de la pandemia, era recurrente considerar el ciclo lectivo 2020 aprobarlo por decreto nacional, debido al virus Covid-19, cuyos papás han manifestado que prefieren que sus hijos pierdan el grado académico que enviarlos a la escuela. Es razonable.

En este caso, si la empresa televisiva privada que se convirtió en el canal de difusión de las clases, esta contribuyendo y aportando su tiempo por solidaridad en el Estado de Guatemala, mis respetos y agradecimiento, pero lo creo muy difícil por ser una empresa eminentemente lucrativa, y está en su derecho, no cuestiono lo lucrativo en la oferta de sus servicios, lo que no entiendo es que teniendo las herramientas sin costo de tiempo, porque no se han utilizado para tener una mayor cobertura.

En la anterior opinión le pedí a la Ministra de Educación información pública al respecto, hoy le solicitó a la Contraloría General de Cuentas verificar la transparencia de esa contratación, si es que hay un pago de por medio, para conocer lo invertido y entender que todo está bien, y esperar del MINEDUC, la razón del monopolio, que bien se pudieron contratar otros medios si la idea era involucrar a la iniciativa privada en la divulgación de las clases públicas durante la pandemia del Covid 19.

La educación pública es urbana y rural. Sin discusión la radio sigue siendo el medio de mayor cobertura en esos espacios sociales y en las comunidades hay cantidad de anuncios y buen número de radios comunitarias, que bien se les pudo haber apoyado con un rubro económico para su necesidad logística y tener la cobertura de la educación pre primaria y primaria desde la radio central del proceso, que en este caso pudo ser muy bien Radio Nacional TGW, que tiene personal, estudios de grabación, compartimientos de operadores y locutores, una hermosa y vistosa cabina de cristal.

Al mismo tiempo las emisoras del estado que se encuentran en regiones claves, como Petén en el Norte, TGQ en el occidente, TGSM en San Marcos, TGMS en Suchitepéquez, más los canales que tienen las empresas telefónicas que por las concesiones con el Sistema Nacional de Telecomunicaciones, deberían de aportar el espacio para un enlace a nivel nacional todos los días, y no dejar ni un espacio sin cubrir departamentos, municipios, caseríos, aldeas y la última comunidad territorial de Guatemala.

Con el monopolio mediático que en este momento se tiene, dudo que los resultados superen el 30% en cobertura, lo mejor seria seguir analizando la aprobación del ciclo escolar 2020 por decreto gubernativo. En cuanto a los maestros, están en todo su derecho salarial, y para justificarlo le corresponde al MINEDUC por sus redes administrativas y operativos, como despachos superiores, direcciones ministeriales, departamentales, supervisores, buscar las estrategias de trabajo para que los mentores produzcan, generen propuestas y acciones a considerar para el 2021.

En cuanto a la educación privada, los colegios tendrían que entrar a negociar con sus operadores educativos y los padres de familia, para ser justos y no afectar la economía de los tres. Hay salidas, lo importante es que todos colaboren y sean consientes de lo que actualmente Guatemala necesita.

No quisiera pensar que una de las razones del porque no decretan año concluido en la educación nacional pública, sea el pago de esa factura desconocida a un solo medio de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *