Seguridad Privada UN NEGOCIO QUE NO TERMINA DE CRECER (2da parte y final)

Las empresas de más de treinta (30) años de existencia en el sector son la excepción más que la regla, pues la inmensa mayoría de los actuales oferentes de servicios de seguridad privada en Latinoamérica tienen menos de 10 años de existencia; los cuatro principales elementos que las caracterizan en la oferta de seguridad son concentración, profesionalización, incorporación de tecnología y principalmente mejora en la producción y servicios, lo cual redunda en beneficios económicos para los usuarios.

Grandes clientes corporativos tales como bancos, plantas fabriles, etcétera, para los cuales hasta hace pocos años, comprar seguridad significaba poner guardias en sus puertas. “Hoy en día, el dispositivo de protección suele involucrar una gran cantidad de insumos tecnológicos, con un costo global elevado. Frecuentemente, el gran cliente demanda que esta tecnología (que puede costar varios millones de dólares) sea instalada por la empresa proveedora del servicio de seguridad y a su cargo, para ser amortizada a todo lo largo de la vida del contrato que se firme entre ambas.

Sin embargo es necesario que este sector de la seguridad privada se profesionalice o capacite adecuadamente, ya que cotidianamente se oyen comentarios que denotan su deficiencia, quizá por la creciente demanda hay empresas de seguridad que contratan personas sin experiencia y es por ello que resultan sus guardias dormidos al ingerir alguna comida o bebida que inocentemente recibieron de personas que con el objeto de robar donde cuidan les proporcionaron.  Esto ha ocurrido a agentes de empresas grandes de seguridad privada en Guatemala.

También es imperativo su reordenamiento y regulación por parte del Estado.  El Decreto 73-70 del Congreso de la República de Guatemala, Ley de policías particulares, entró en vigencia el 19 de noviembre de 1970.  Esta Ley, publicada en el diario oficial el cuatro de noviembre de 1970, tenía como objeto regular a las empresas de seguridad autorizadas por el Ministerio de Gobernación.  Estas normas aún hoy día son insuficientes, de ello surge la importancia de que exista una regulación legal, vigente y positiva en todos sus aspectos.

Denuncias de usuarios y de algunas empresas en torno a su legalización ante el Estado, dieron vida al Decreto 52-2010 y al Acuerdo Gubernativo 417.2013 que contiene el reglamento relacionado con las empresas y sociedades que prestan servicios de seguridad privada.  Sin embargo las críticas y quejas, especialmente por parte de las empresas de seguridad privada en cuanto a la funcionalidad de la Ley siguen en aumento.  (Vea Revista C4, año 5, No. 47, Seguridad Privada.  Tormenta Legal y la Guerra del Centavo).

Fuentes:

DIRECCIÓN GENERAL DE SERVICIOS DE SEGURIDAD PRIVADA

Fecha de emisión: 29/02/2012, actualizado al 15/07/2020 (Artículo 10, numeral 29, Ley de Acceso a la información Artículo 66. Servicio ilegal. (Decreto 52-2010 del Congreso de la República de Guatemala).

YEFRY DANILO AVILA GODOY

“Análisis legal de las empresas de seguridad privada y su importancia en la sociedad guatemalteca”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *